+34 916 225 084 info@ludiana.com

Son tres capacidades, tres habilidades de liderazgo que exige Microsoft a sus mandos, pero en el fondo forman parte de un conjunto que se puede exigir a cualquiera para que los equipos, las empresas, crezcan.

Desde que Satya Nadella asumió el cargo de CEO de Microsoft, la compañía se ha centrado en lo que ha dado en  llamar mentalidad de crecimiento. El concepto se basa en el trabajo de Carol Dweck de la Universidad de Stanford. Según Dweck, una mentalidad de crecimiento es la que se consigue  cuando al enfrentarnos a un problema difícil y experimentar contratiempos, NO lo vemos como un fracaso ni pensamos que no somos lo suficientemente buenos para resolverlo:  lo vemos como un desafío y una oportunidad de aprendizaje.

Lo opuesto es la mentalidad fija, la creencia de que  tienes un determinado grado de  inteligencia y que estás limitado por tus habilidades naturales. Microsoft cree tanto en la mentalidad de crecimiento que  a partir de ahora exige a todos sus líderes que sigan un nuevo enfoque basado en la mentalidad de crecimiento llamada Model Coach Care.

Practicar la mentalidad de crecimiento

Los líderes deberán demostrar a partir de ahora, que practican personalmente la mentalidad de crecimiento con tres habilidades en particular: modelado activo de roles , entrenar a sus empleados para que sean modelos activos a seguir y demostrar que se preocupan por sus empleados y por su crecimiento  personal.

Un equipo de investigadores, incluida Carol Dweck, publicó el pasado septiembre un nuevo estudio en el  Personality and Social Psychology Bulletin, que demostró que  las organizaciones,  por entero, tienen una mentalidad de crecimiento o fija. Lo que los líderes elijan practicar influye en sus empleados, afecta al modo en el que los trabajadores ven a su empresa y en la forma en la que actúan dentro de ella. En otras palabras, una mentalidad de crecimiento en la dirección de la compañía se convierte en una mentalidad de crecimiento para toda la organización.

Una mentalidad fija en el liderazgo también llega a las entrañas de la organización pero en este caso, perjudica  a toda la empresa de forma que la colaboración, el trabajo en equipo, la innovación,  la toma de riesgos y el comportamiento ético se ven afectados, según los investigadores.

A continuación damos tres pasos para establecer la mentalidad de crecimiento en su empresa.

1. Promueva el aprendizaje.

El grado en el que sus empleados están aprendiendo y  formándose no depende solo de la materia en la que se formen. También depende de que usted crea que esta materia es importante.

Priorizar la creación de un entorno de aprendizaje y crecimiento requiere que, como líder, fomente las condiciones de aprendizaje. Esto significa que debe tener paciencia durante el proceso y ser indulgente con los errores. Tiene que verlos como un  aún nos falta, no como un fracaso. Debe poner énfasis en los activos, no en los déficits, y permitir la innovación y la iniciativa de sus trabajadores.

2. Estar dispuesto a interpretar diferentes papeles en el proceso de enseñanza.

Habilitar un entorno de aprendizaje adecuado requiere que usted interprete diferentes roles. A veces querrá enseñar mediante  la asignación de roles. Otras veces necesitará ser un espejo para que sus empleados reflexionen y puedan verse a sí mismos y cómo se desenvuelven en ciertas situaciones.  En otras ocasiones tendrá que lanzar retos, cuestionar el status quo y las situaciones que se dan por hecho, para que el aprendizaje progrese.

El líder puede ser también una caja de resonancia para escuchar ideas o un patrocinador que ayude a romper las barreras que impiden el progreso del aprendizaje. El punto es ser creativo en la cantidad de papeles que el dirigente encarne y usarlos con convicción

3. Promover intercambios de aprendizaje.

Aliente a sus empleados a aprender del pasado, de los mentores y de los demás, a través de sesiones para compartir y volver a aplicar. También puede intercambiar información y proporcionar estímulos para el descubrimiento con conferencias, capacitaciones o seminarios. Ayude a crear hábitos de aprendizaje continuo de múltiples fuentes.

Share This