+34 916 225 084 info@ludiana.com

El recinto ferial de IFEMA de Madrid se convierte en estos días en la galería de arte más grande de nuestro país con la celebración de la feria ARCO. La Feria de Arte Contemporáneo que reúne en los pabellones madrileños a 203 galerías de arte de todos los rincones del mundo. Artistas de Lisboa, Lima, Nueva York, Frankfurt, Sâo Paulo, Caracas, Toronto, La Habana, Helsinki, Montevideo, Turín, París, Múnich, Ginebra o Río de Janeiro se dan la mano con creadores españoles no solo de la capital, también de Barcelona, Palma de Mallorca, Valencia…

Un Rey Felipe VI de cuatro metros de altura

Como cada año, la feria se publicita con algunas creaciones polémicas que ponen en boca de todos su celebración. Uno de los reclamos de la 38º edición de la feria es un ninot. La particularidad de esta figura propia de las Fallas de Valencia es que se trata de una escultura hiperrealista del Rey Felipe VI. Y su singularidad va más allá. La obra de arte tiene una altura de 4 metros y un precio de 200.000 €. Creada por Santiago Sierra y Eugenio Merino, la “escultura” tiene fecha de caducidad, ya que los artistas ponen como condición a quien adquiera la obra, que debe quemarla en un plazo máximo de un año. Algo intrínseco, si se piensa bien, a su naturaleza de ninot. Por su parte, los reyes han evitado pasar por la zona donde está expuesto el muñeco y, por lo tanto, ser fotografiados con él. A lo que no han podido escapar ha sido a los memes que internet ha creado a propósito de la obra de arte.

Renfe expone “la obra más cara” de la feria

Y entre pintores y escultores, Renfe se hace un hueco en el que expone la que dice que es “la obra más cara del certamen”. Según sus cifras, el coste es de 15 millones de euros y se trata de una puerta grafiteada que representa todos los coches que la empresa, dependiente del Ministerio de Fomento, ha tenido que limpiar durante el pasado año 2018.

El presidente de la entidad, Isaías Táboas, se ha referido a esta obra diciendo que “todo arte tiene su espacio, pero el transporte público no es un sitio adecuado para plasmarlo”. También ha señalado que la puerta se expone con un objetivo muy claro: “transmitir un mensaje”. La intención de Renfe es “hacer un ejercicio de concienciación social y ciudadana de lo que representan los grafitis en los trenes”.

Arte o no, la obra no deja indiferente a nadie. Y la campaña publicitaria que ha desarrolla Renfe en torno a sus trenes pintados se ha convertido en tema central del debate artístico, político y social del momento.

Joan Miró, uno de los artistas más caros de la edición

ARCO permanecerá abierta en el recinto ferial de IFEMA hasta el próximo domingo, día 3 de marzo. Sin embargo, y a pesar de que quedan varios días de desarrollo de la muestra, ya hay obras que han sido adquiridas por galerías y coleccionistas particulares, como es el caso de creaciones de Tàpies y Jaume Plensa, vendidas por 250.000 € cada una de ellas.

El precio de estas obras de arte no es nada si lo comparamos con la que se considera la obra más cotizada de esta edición de ARCO. Firmada por Joan Miró, se trata de un óleo sobre tabla perteneciente a la galería Lelong y que está valorado en cuatro millones de euros. Su nombre es Personnage et oiseau y fue pintado por el artista en 1946. La segunda obra más cara a la venta es Sun-scape. Esta vez el artista es Jackson Pollock y el precio de venta del óleo es de 2,1 millones de euros. El pódium de las obras más cotizadas de ARCO lo completa Wassily Kandinsky y su creación Au milieu. Su obra puede adquirirse en la galería Mayoral por 1.850.000 €.

El protagonismo de Perú

La feria madrileña comparte este año su protagonismo con Perú. El país invitado a esta 38 edición de la muestra cuenta con la participación de 24 artistas peruanos, entre los que se cuentan Fernando Bryce, Teresa Burga, Sandra Gamarra, Antonio Páucar o Ximena Garrido-Lecca. Sus obras se exponen en un espacio creado por las arquitectas peruanas Mariana Leguía y Maya Ballén.

ARCO fuera de IFEMA

El coleccionismo en Latinoamérica es uno de los temas centrales de esta edición de ARCO. Recintos como la Casa de América o la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando se convierten en sedes de la muestra madrileña para acoger exposiciones de Jan Mulder y Eduardo y Mariana Hochschild. A estas se unen las creaciones de Teixeira de Freitas, expuestas en la Sala de Arte Santander; y las colecciones de Alberto Rebaza Torres, Armando Andrade de Lucio, Juan Carlos Verme Giannoni y Ella Fontanals-Cisneros, expuestas en Instante Fundación. Además, en Alcalá 31 se pueden contemplar obras de CA2M y Fundación ARCO.

Share This