+34 916 225 084 info@ludiana.com

Las redes sociales son herramientas de doble filo para las empresas en nuestra era. Los beneficios que pueden aportar a nuestras estrategias de marketing digital conviven con los riesgos de sufrir una crisis que los medios sociales propician. Aún así, no hay que demonizar estas plataformas que pueden ayudarnos con objetivos tan importante como aumentar las ventas de nuestra marca o lograr una mayor visibilidad para nuestra empresa en Internet. A estas ventajas se unen que permiten un trato más directo con los futuros clientes y que a través de las redes sociales podemos humanizar nuestra compañía y establecer un vínculo con el público.

Al otro lado de la balanza se encuentran los riesgos que conlleva exponernos en las redes sociales, como el riesgo a sufrir un ciberataque. Algunos de los peligros que supone la exposición en los medios sociales son:

Riesgos habituales de las empresas en las redes sociales

1-. Desatender nuestras redes sociales

Dejar de prestar atención a nuestra presencia en redes sociales es el mayor de los riesgos que podemos sufrir como empresa hoy en día. Dejar de monitorizar nuestra presencia o ignorar lo que de nosotros se dice en todas ellas es una muestra de debilidad que algunos pueden aprovechar. Bajar la guardia, como sucede en las guerras, es abrir un flanco por el que pueden acceder nuestros atacantes y que puede servir de vía para introducir, por ejemplo, un ciberataque en forma de virus. Y estos pueden no solo perjudicar a nuestro sistema operativo, también pueden realizar acciones de spam y molestar a nuestros usuarios, provocando una pérdida de la confianza de nuestro público en nuestra empresa.

2.- Errores humanos

Estos son los problemas más comunes en las redes sociales. También los más simples, pero muy dañinos para nuestra empresa. Lo habitual es que este tipo de errores sean accidentales, pero pueden perjudicar la imagen de marca que tanto nos ha costado crear en las redes sociales.

3.- Suplantación de identidad

Este tipo de suplantaciones tiene como objetivo engañar a los usuarios de nuestras redes y, a través de este fraude, conseguir información personal de ellos. En 2016 se contabilizó un aumento de los casos de intento de suplantar la identidad de compañías del 500 %.

4.- Softwares maliciosos

En Internet es muy habitual encontrar aplicaciones y softwares maliciosos capaces de producir todo tipo de ataques a particulares y compañías. Desde programas de publicidad y pequeños virus hasta grandes ataques, que pueden restringir el acceso a nuestros propios archivos. Los piratas aprovechan esta situación para pedir un rescate a las empresas atacadas para liberar su información.

5.- No cuidar la privacidad en las redes sociales

Aunque no lo parezca, la política de privacidad que escojamos en nuestras redes sociales es primordial. Escoger una privacidad demasiado laxa o casi inexistente puede poner en riesgo la imagen de la marca. Para afectar a esto vuelven a entrar en juego los hackers, capaces de acceder a los canales sociales de nuestra empresa y apoderarse de ellos. El resultado es que utilizan nuestros propios medios sociales para enviar publicaciones a nuestros seguidores y clientes o incluso modificar la apariencia de nuestras redes y dañar la imagen que hemos construido.

¿Cómo actuar frente a estos riesgos?

La prevención siempre es la mejor herramienta en caso de crisis de cualquier tipo. Por eso, llevar a cabo algunas medidas preventivas marcará la diferencia a la hora de enfrentarnos a una situación crítica en las redes sociales:

  • Utilizar contraseñas seguras. Es importante que cambiemos las contraseñas de manera periódica y que utilicemos para crearlas una combinación de letras, números, mayúsculas, minúsculas y símbolos.
  • Proteger los equipos y mantener actualizadas estas herramientas de protección.
  • Desarrollar un plan de redes sociales en el que contemplemos una política común que demos a conocer a nuestros empleados. Que sepan cómo utilizar las redes de nuestra marca de manera responsable y segura.
  • Nunca ofrecer datos personales en ningún medio de acceso público.

¿Está tu empresa en riesgo? ¿Has descuidado algunos de estos aspectos y te ha pasado factura? Tu opinión y experiencia nos importan, anímate a compartirlas.

Share This