+34 916 225 084 info@ludiana.com

La comunicación corporativa ha dado un vuelco con la aparición de las redes sociales. Hay un antes y un después de plataformas como Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn, YouTube… y eso las empresas lo saben y aprovechan todos sus recursos para estar en los medios sociales. En ellos es donde han conseguido encontrarse con sus potenciales clientes y establecer un dialogo con ellos.

Hasta aquí todo parecen ventajas. Son muchas las compañías que han asumido que con estar en las redes sociales ya han cumplido con su trabajo en comunicación. Y, la verdad es que no podrían estar más equivocados. Hay una serie de errores que las pequeñas empresas cometen de forma recurrente en sus redes sociales. No basta con crear perfiles de empresa y subir algo de vez en cuando, sino que hay que establecer una estrategia eficaz para que nuestra comunicación en los medios sociales sea efectiva y nos ayude a crear una verdadera comunidad en torno a nuestra marca.

Los errores más comunes que las pequeñas empresas cometen en sus redes sociales

1. – Carecer de estrategia

No basta con estar en las redes sociales para que el marketing digital de nuestra PYME sea exitoso, sino que es necesario planificar cómo estaremos, qué mensajes vamos a publicar y en qué redes sociales. No vale con tener cuentas en todos los medios sociales a nuestro alcance (Facebook, Twitter, Instagram, Pinerest, YouTube…), sino usarlos correctamente y trabajar por unos objetivos claros: generar tráfico hacia nuestro web y que el usuario que la visite se registre en ella, compre nuestros productos, etc.

2.- Un diseño gráfico de baja calidad

Es muy habitual que lleguemos a páginas web donde se venden productos o servicios de calidad, pero que fallan en la forma de darlos a conocer. En sus redes sociales, incluso en su propio web site, no cuidan el diseño gráfico y publican textos llenos de errores ortográficos y gramaticales. O utilizan imágenes descuidadas y con diseños chapuceros. Al final, con esta falta de cuidado de la imagen, estamos proyectando unos valores que más que atraer a los posibles clientes, los ahuyentarán de nuestra marca.

3.- Crear perfiles en lugar de fanpages

En este caso nos referimos concretamente a la red social Facebook. Si eres una empresa o autónomo y quieres ofrecer tus productos o servicios, es imprescindible tener una página de empresa de Facebook, no un perfil, y mucho menos tenerlo privado. Hay muchas razones para esto, entre ellas muchas relacionadas con la monitorización de las publicaciones, ya que solo las páginas permiten acceder a las estadísticas, son imprescindibles si en algún caso queremos crear una campaña publicitaria y no tienen límite de seguidores. En el caso contrario, es decir a través de un perfil, no podremos medir el impacto de nuestras acciones y corremos el riesgo de que nos bloqueen el usuario si sobrepasamos el número de peticiones de amistad en la red.

4.- No homogeneizar la imagen en redes sociales

Hemos dichos muchas veces que cada red social tiene sus peculiaridades, su lenguaje, su contenido predilecto… pero eso no significa que nuestra imagen no sea homogénea en todas ellas. La marca debe dar una imagen de homogeneidad y, como tal, debe usarse de forma uniforme en todas las redes sociales en las que optemos por estar.

5.- No humanizar nuestra empresa

En la era actual, las emociones son las que mueven los procesos de compra, la fidelización de los clientes y la confianza del consumidor en las empresas. Mostrar nuestro equipo es una forma de establecer un vínculo emocional y una ventaja que tienen las pequeñas y medianas empresas frente a los gigantes de internet que resultan más fríos y distantes en las redes sociales.

6.- No aprovechar la cercanía con el cliente

Uno de los puntos fuertes de los pequeños negocios y de las PYMES es que ofrecen a los clientes un trato más personalizado y más cercano. Aprovechar esto en Internet es clave para generar confianza en nuestros posibles clientes.

7.- No tener constancia

Nunca funciona la estrategia de publicar de vez en cuando y en el momento que nos apetezca. En las redes sociales la constancia es fundamental. O publicas de forma recurrente, midiendo los momentos de mayor impacto y desarrollando una estrategia de publicaciones, o no conseguirás proyectar una imagen propicia para tu negocio.

8.- Copiar las estrategias de mi competencia

Cada empresa y marca es singular y única y así debe ser su estrategia en las redes sociales. Es muy positivo fijarnos en las cosas que les funcionan a nuestros competidores o compañeros de sector, pero debemos SIEMPRE adaptar esas estrategias a nuestros propios productos, singularidades y objetivos.

9.- Hacer spam

Si tienes previsto etiquetar a alguien en tus publicaciones, etiqueta a una persona que esté relacionada con lo que estás compartiendo. Es muy molesto que te etiqueten en publicaciones que no te interesan y que lo hagan una y otra vez.

10.- Culpar a los demás

Muchas PYMES carecen de un profesional de la comunicación que se encargue de sus redes sociales. Esto, muchas veces, es por un tema “presupuestario” y cuando no logran cumplir con las expectativas de lo que pensaban lograr en los medios sociales, culpan a esa falta de personal de los resultados. Estar en las redes sociales es clave en los tiempos que corren, si no puedes costearte un community manager, invierte en formación para tu equipo y que se haga carga correctamente de estas plataformas.

¿Cómo gestiona tu PYME su presencia en las redes sociales? ¿Comete tu marca alguno de estos errores y no sabes cómo solucionarlo? ¿Conoces otros errores que las pequeñas empresas cometen en las redes sociales? Tu opinión no importa, anímate a compartirla con nosotros en los comentarios.

Share This