+34 916 225 084 info@ludiana.com

El Departamento de Comunicación cada vez es un elemento más importante dentro de las empresas e instituciones. Su función es fundamental para dar a conocer los valores, la historia, la filosofía de una marca, y prescindir de él trae aparejados inconvenientes que se convierten en clave en los momentos más delicados de una compañía.

Aunque la tendencia actual del mercado es incluir a un profesional de la comunicación en la dirección de las compañías, aún, hoy en día, hay marcas que prescinden de esta figura. Como cabe esperar, estas están expuestas a una serie de situaciones de las que es muy difícil salir sin un experto en Comunicación.

Si su empresa aún es reticente a contratar un director de comunicación, le aconsejamos que lea algunos de los errores más habituales que cometen las compañías y que suponen un perjuicio para su imagen corporativa.

Prescindir de la comunicación

Este error es más común en empresas de menor tamaño que en grandes compañías, donde el director de Comunicación es una pieza fundamental del consejo de dirección.

Estas PYMES consideran que la comunicación no es un área importante del negocio y creen que invertir en este departamento es costoso e ineficaz.

Sin embargo, tomar esta postura supone perder numerosos beneficios para nuestra organización. El primero de ellos a nivel interno. El director de Comunicación no solamente dirige una parte del negocio enfocada a los consumidores y usuarios. Es el encargado también de la comunicación interna de la empresa y, como tal, capaz de mejorarla desde dentro.

En cuanto al plano económico, sale mucho más caro enfrentar una crisis sin personas preparadas, que incluir a un director de Comunicación que gestione estas situaciones desde el minuto uno y lo haga de forma eficaz.

Comunicar solamente a través los medios de comunicación

Un error muy habitual entre los directivos de empresas es creer que comunicar es salir en los medios de comunicación.

Lejos de esto, hay muchas compañías y marcas que nunca aparecen en estos canales y que realizan toda su estrategia de comunicación mediante redes sociales, webs y otros canales actuales.

Lo ideal es saber utilizar cada canal para un objetivo específico. Lo bueno de la comunicación es que se adapta a todo tipo de vehículos y de circunstancias. Y saber aprovechar todos esos canales es una forma de hacer efectivo nuestro plan de comunicación.

No confiar en la prensa

Este es un error muy habitual en empresas de todos los tamaños, también de las grandes multinacionales o empresas de primer nivel. Se ha creado una imagen de la prensa poco favorecedora y muchos directivos no confían en ella.

La solución no es dejar de lado a la prensa y dedicar nuestros esfuerzos a otras vías de comunicación. Lo mejor es saber relacionarse con los medios de comunicación como lo que son: altavoces para llegar al público. Para lograrlo, hay que conocer cómo funcionan, respetar las reglas del juego y planificar una estrategia de comunicación que incluya qué se cuenta, cómo se cuenta y dónde se comunica.

No planificar la comunicación

Uno de los puntos más débiles de una compañía en caso de crisis, es su comunicación. Lejos de lo que opina mucha gente, la comunicación es un factor empresarial de gran importancia y, como tal, debe estar SIEMPRE planificado.

Dentro de la estrategia de comunicación que diseñemos, debemos incluir siempre qué queremos transmitir, cómo vamos a hacerlo, formar a los portavoces de nuestra compañía en las habilidades de comunicación y crear calendarios de publicaciones que incluyan desde la temática de lo que decimos hasta los modelos de los mensajes.

Ignorar a las redes sociales

El peso de las redes sociales en el entorno empresarial actual es cada vez mayor, sobre todo en el área de la comunicación corporativa. Debemos ver las redes sociales como herramientas imprescindibles dentro de nuestro plan empresarial, sobre todo porque la mayor parte de nuestros usuarios se encuentran en los medios sociales. Por lo tanto, son el espacio ideal para llegar de forma directa hasta ellos.

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de utilizarlos en nuestra estrategia es saber qué público se encuentra en Facebook, Twitter, LinkedIn, Instagram, YouTube… y desarrollar las planificaciones que mejor lleven nuestro mensaje hasta cada tipo de usuario.

Ahora que ya conoce los errores más habituales que comenten las empresas en materia de comunicación, haga autocrítica. ¿Su empresa comete alguno de ellos? ¿Dispone su compañía de un profesional en el área de la comunicación? Su experiencia y opinión nos interesan, anímese a compartirlas con nosotros.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Solo te enviaremos contenidos interesantes. Si no te gustan, puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento. Y para agradecer tu confianza...¡conseguirás nuestra infografía para escribir discursos!

¡Gracias por suscribirte! En breve tendrás nuestra infografía en tu bandeja de entrada. ¡Recuerda mirar tu spam y sacarnos de ahí!

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Solo te enviaremos contenidos interesantes. Si no te gustan, puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento. Y para agradecer tu confianza...¡conseguirás nuestra infografía para escribir discursos!

¡Gracias por suscribirte! En breve tendrás nuestra infografía en tu bandeja de entrada. ¡Recuerda mirar tu spam y sacarnos de ahí!

Share This