+34 916 225 084 info@ludiana.com

Hacer una presentación memorable es algo sencillo: requiere técnica y sobre todo ponerse en la piel de nuestra audiencia. En los momentos previos a la preparación, debemos responde a preguntas clave: ¿a quién me dirijo?, ¿qué quiero comunicar?, ¿qué resultados quiero obtener?

Algunas de las dificultades para hacer una presentación que conecte con nuestro público están en el contenido. La mayor parte de las veces nos encontramos con presentaciones llenas de datos. La audiencia no sabe dónde mirar porque no hemos pensado en una estrategia de comunicación. Al término de la presentación, los asistentes tienen la impresión de que no han aprendido nada, o salen con una confusión de ideas y mensajes ocultos por una niebla de datos sin ordenar.  Una presentación memorable es lo que nos lleva a un nivel de comunicación elevado. Recuerde que el mejor comunicador es aquel que consigue lo que se propone con sus palabras, con las imágenes que proyecta, en definitiva, con su discurso.

No se trata de comunicar, se trata de conectar

A la hora de hacer una buena presentación, hay que tener muy claro a quién va dirigida y que deseas que tu público sepa o haga tras tu presentación. Así sabrás cómo tienes que comunicar con tu audiencia y qué datos te ayudarán a apoyar tus argumentos. Pero además hay que darle mucha importancia a las diapositivas que acompañan tu presentación.

Así que si quieres crear una presentación lo más memorable posible, asegúrate de seguir los siguientes pasos:

  1. Un mensaje por diapositiva. La atención humana es un bien escaso.  A cualquiera de nosotros nos resulta imposible mantener una conversación si vemos en la televisión algo que nos interesa al mismo tiempo.  Con más de un mensaje corremos el riesgo de que la audiencia diversifique su atención y no asimile lo que queremos transmitir. Así que nada de diapositivas con textos interminables. Tan solo un mensaje.
  2. Haz preguntas para saber más sobre el contexto. ¿Quién es el público? ¿Qué prejuicios pueden tener que les hagan apoyar o rechazar tu idea? ¿Qué datos podrían fortalecer tu postura? Todas estas son preguntas que te debes plantear para planificar tu presentación lo mejor posible y escoger la información adecuada.
  3. Una gran idea. Comienza tu presentación desde la idea que quieres transmitir, y desarróllala a partir de este. Para que sea más fácil: una gran idea consta de un solo punto de vista, debe transmitir lo que está en juego y debe ser una oración completa.
  4. Haz una presentación visual del guión. Antes de plasmar tus ideas en cualquier programa informático, escríbelas en papel, en post-its, organízala. No se trata de crear la presentación, sino de diseñar la estructura con antelación, para que el éxito esté asegurado.
  5. El efecto redundante.  Este principio también está ligado a la forma en que los seres humanos focalizamos la atención. Tenemos que utilizar los elementos visuales para reforzar nuestro mensaje. Si mostramos una diapositiva con texto hablamos a la vez la audiencia no recordará nada. Las imágenes  deben solo subrayar tus palabras.
  6. El tamaño sí importa.  La atención se dirige siempre a las palabras escritas con una fuente mayor. Por lo tanto, lo más importante debe siempre ir escrito más grande.
  7. El Contraste sirve para dirigir la atención de la audiencia donde te interesa. Una buena técnica es escribir una sola frase y hacer que se desvanezca antes de que aparezca la segunda, borrarla y así sucesivamente. Para el contraste también es importante el color del fondo. Nunca debe ser blanco. Es mejor que el fondo sea negro y la letra en blanco para que la atención se fije en el conferenciante que es lo más importante de la presentación . Esto es importante porque  la persona es la presentación el resto solo es apoyo visual.
  8. En una presentación no debe haber más de 6 elementos.  El ojo humano ve 6 elementos. Con más de  6 tiene que contarlos lo que supone  un 500% más de energía que descontamos de la atención que prestamos al conferenciante.

Todo esto nos lleva a que  las presentaciones deben tener más diapositivas pero con menos contenido y este contenido tiene que seguir las premisas anteriores.

En definitiva, si quieres hacer una presentación memorable, piensa en lo que quieres comunicar a tu audiencia, elige datos que apoyen esa idea y crea una presentación clara que ayude a transmitirla sin crear confusión.

Share This