+34 916 225 084 info@ludiana.com

La comunicación importa. Una buena estrategia de comunicación es fundamental para las empresas y un aspecto clave para su éxito. Sin embargo, muchas compañías aún reniegan de tener un profesional de la comunicación en su equipo directivo o, directamente, en su empresa.

Una comunicación errónea puede hacer que la empresa caiga en una crisis de la que no sea capaz de salir o que incluso llegue a un estado de fracaso absoluto. Para evitar estas situaciones, lo mejor es confiar la comunicación de su empresa a profesionales del sector, como Ludiana, capaces de desarrollar una comunicación eficiente, clara y adecuada tanto a su empresa, como a su líder y sus productos o servicios.

Insistimos en la profesionalidad de la persona o agencia a quien confíe la comunicación de su empresa porque todavía hoy en día podemos encontrar errores de comunicación comunes que pueden dañar notablemente su reputación:

5 errores comunes y dañinos en su estrategia de comunicación corporativa

No dar importancia a la comunicación

Hay una amplia mayoría de pequeñas y medianas empresas que no consideran la comunicación como fundamental para el buen funcionamiento de su marca y además creen que es necesariamente muy costosa e inneficaz. La realidad es que una buena gestión de la comunicación es fundamental para lograr mejorías en nuestra organización y que sale más caro no contratar un buen profesional de la comunicación que contar con un buen gestor dentro de tu equipo.

Considerar a la prensa como un enemigo

Es un error bastante frecuente y muy difícil de cambiar.Muchas empresas, incluidas entre ellas grandes multinacionales, consideran a los medios de comunicación un enemigo del que se debe huir “como de la peste”. Por ese motivo, no hay diálogo con los medios de comunicación. La consecuencia de esto es que se pierde la oportunidad de utilizar a la prensa como altavoz para llegar a nuestro público. Debemos entender a los medios de comunicación como nuestros aliados a la hora de hacernos oír. Pero cuidado, no debemos entablar un diálogo con la prensa sin antes haber desarrollado una estrategia de comunicación donde establezcamos qué, cómo y dónde comunicar.

Creer que los medios de comunicación son el único canal para comunicarnos.

Comunicar va mucho más allá de salir en la prensa. De hecho, hay muchas empresas que desarrollan una estrategia de comunicación muy eficaz y que no salen en los medios de comunicación convencionales ni necesitan hacerlo.Lo importante a la hora de establecer el canal es tener en cuenta a nuestro público objetivo. Nuestra comunicación puede hacerse a través de muchas vías que nos conecten con nuestra audiencia,como las redes sociales, blogs, eventos corporativos… Debe escoger esas en lasque coincidan sus valores y su público objetivo.

Pensar que la comunicación empresarial debe ser espontánea

No hay nada más dañino para su empresa que no planificar su comunicación corporativa. La forma en que se comunica con el pública JAMÁS puede ser espontánea. Es muy importante establecer una fórmula de comunicación, formar a nuestros portavoces en las habilidades comunicativas fundamentales y establecer un catálogo de temas y respuestas para cada situación, producto o integrante de la empresa que vaya a realizar una acción de comunicación.

Desentenderse de las redes sociales

Las redes sociales tendrán mayor o menor importancia en nuestra estrategia de comunicación en función del público al que queramos orientar nuestro plan, pero, en ningún caso debemos olvidarnos de ellas. Es un error muy común creer que Twitter, Facebook, LinkedIn… no tienen importancia para crear nuestra imagen de marca,cuando lo cierto es que los nuevos consumidores ya son nativos de las redes sociales.

¿Comete su empresa alguno de estos errores? ¿Dispone su compañía de una persona cualificada y con experiencia para gestionar la comunicación? Su opinión es importante para nosotros, anímese a compartirla.

Share This