Cuando hablamos de comunicación de empresa, siempre tendemos a pensar en la comunicación externa, aquella que se dirige al público que se encuentra fuera de nuestra compañía, y nos olvidamos de que hay una audiencia que SIEMPRE tiene que ser tenida en cuenta: el equipo de trabajo. A este grupo de personas es al cual deberemos dirigir toda nuestra estrategia de comunicación interna.

La comunicación interna es muy importante para una organización porque es a través de la cual transmitimos los objetivos de la empresa, motivamos a nuestros empleados y logramos que estos se identifiquen con la compañía, mejorando así tanto el clima laboral como la productividad de cada uno de los eslabones que componen nuestra cadena. Además de crear todo un “ejército” de embajadores de la marca y de aliados en caso de crisis de la compañía.

Para lograr llegar a nuestros empleados, existen diferentes tipos de herramientas de uso en el día a día de la empresa:

  • Manuales de empleados. En ellos se publica la información relacionada con la empresa, su fundación, las normas internas, su filosofía, las directrices de recursos humanos, normas de seguridad… En él, los empleados pueden consultar sus dudas al respecto del trabajo diario.
  • Documentación institucional o newsletter. Son aquellos documentos que se generan con el objetivo de informar de un aspecto puntual a sus empleados o que se envían de forma periódica con la intención de mantenerlos al tanto de lo que acontece en la organización.
  • Cartelería. Habilitar un espacio en un lugar concurrido de la empresa donde se ubiquen anuncios, carteles y otras notificaciones para que sean vistas por los empleados, es una forma de fácil acceso visual para que nuestro equipo de trabajo conozca las novedades.
  • Circulares. Consisten en el envío de mensajes a todo el equipo de trabajo, o parte de él, a través de e-mails, cartas, mensajes en la intranet, blogs, etc. Mediante estas comunicaciones, los empleados pueden recibir información, sugerencias, órdenes o ser convocados a reuniones u otros asuntos que les atañen.
  • Reuniones periódicas. Llevar a cabo un buen calendario de reuniones de equipo siempre es muy beneficioso para las compañías. Permiten que el personal interaccione y pueden tener carácter informativo, formativo o de toma de decisiones. Es muy importante que estas estén planificadas de forma conveniente y que sean convocadas con la suficiente antelación.
  • Buzón de sugerencias. Muchas empresas utilizan este sistema para conocer las opiniones y propuestas de sus empleados.
  • Intranet. Las intranets se han convertido en un sistema rápido e instantáneo de comunicación dentro de las empresas. Su instalación es rápida y permite que todos los miembros del equipo dispongan de información actualizada a tiempo real, compartan material y tengan acceso a bases de datos de la empresa.
  • Eventos. Organizar actos con el fin de motivar al equipo o de celebrar un hecho destacable que ha tenido lugar en la compañía es una gran herramienta de comunicación interna.

Con todas estas herramientas una compañía puede generar una buena comunicación interna bidireccional, es decir, tanto de los directivos hacia los trabajadores sin puestos de mando, haciéndoles partícipes de la filosofía de la empresa y manteniéndolos informados del funcionamiento de la empresa; como de estos hacia los directivos, mostrando los asuntos que les preocupan y su implicación con la compañía por la que están empleados.

¿Su compañía desarrolla una buena comunicación con sus empleados? ¿Considera que desde su empresa no se tiene en cuenta la comunicación interna? Su opinión es importante para nosotros, anímese a compartirla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here